Blockchain: confíe en el genio de la lámpara

Cada día nos abre todo un nuevo mundo de incalculable riqueza, como la compleja pero impresionante tecnología llamada Blockchain.

Parece que todo el mundo, desde compañías reconocidas a startups, gobiernos y agencias internacionales, está interesado en explorar esta tecnología de bloques en cadena y sus posibilidades de transformación en industrias tan diversas como energía o seguros, finanzas, comercio, derecho o salud. Su potencial parece enorme, pero muchos se siguen preguntando si pueden confiar en ella.

Nada malo en ello, es una pregunta oportuna y surge en muchos eventos, como la reciente  presentación de TEDxPerth 2016 a la que asistí. La charla afianzó los valores de esta tecnología, como respuesta eficaz en cualquier situación donde existe confianza mutua, entre dos o más partes, y donde es posible establecer un contrato.

La tecnología convierte esa transacción en un acuerdo en blanco y negro y no tanto en color, como los contratos tradicionales. Esto puede reducir las disputas legales. Pero me pregunto, ¿cómo puede un ordenador interpretar la influencia moral de un juez o jurado humanos? ¿Cómo puede apreciar los matices, a partir de palabras o tonos de voz humanos y traducirlo a un contrato, una acción o una decisión?

Finalmente, ¿cómo estar seguros de que el guardián de la llave de esta nueva Cueva Mágica será fiable y se dará cuenta de su relevancia y potencia?

¿Cómo tener confianza en Blockchain?

Tras la presentación, mi marido y yo discutimos este componente de confianza y acordamos que Blockchain podría ser empleado en cualquier parte donde se precise un contrato. Seguro que haría nuestra vida más fácil tener todos los contratos que hayamos realizado en el pasado en un lugar discreto.

Piense en ello; ¿cuántos acuerdos y promesas contraemos anual, mensual, semanal y diariamente? Si estamos comprando algo, asegurando cualquier cosa, casándonos, dando a luz, pagando una hipoteca, desarrollando, trabajando o cuidando algo, o simplemente confiando en alguien, todo ello requiere un contrato o acuerdo verbal.

En un momento de la conversación, detectamos con asombro que blockchain podría incluso ser utilizado para representar nuestra propia voluntad, y ser testimonio de nuestra vida o la de nuestros hijos. Ahora tenemos la posibilidad de confiar en un programa informático nuestros contratos más íntimos, en un producto de software (en el que el autor, Satoshi Nakamoto, aún está en disputas legales, eso sí, por su propiedad).

La conclusión es que podemos confiar nuestro legado a Blockchain aún más incluso que a un abogado o a nuestra propia familia. Blockchain podría ser utilizado para transmitir lo que hemos creado a la próxima generación, incluyendo cosas que en el día a día no se ponen en valor.

“¿Confías en mí?”

Esas son las palabras que Aladdin le susurra a Jasmine cuando se encuentran por primera vez en la película de Disney. Él dice esto mientras le ofrece su mano, y después de que ella dice “sí”, saltan de un edificio para alejarse de la policía. En este ejemplo, su acción de huir crea su confianza, y no tanto qué dice o cómo. El contrato se firma cuando se unen.

Aladdin hace esto otra vez más adelante en la película. “Sal de este lugar, ve el mundo”, le propone a Jasmine, mientras la alfombra mágica aparece. “¿Es segura?”, pregunta. “¿Confías en mí?”, responde nuestro heroe, acercándose otra vez para sostener su mano.

En algunas culturas, un apretón de manos es tan bueno como un contrato. En algunas situaciones, la inteligencia emocional desempeña un papel en la configuración de cómo una persona responde a otra y el nivel de confianza que construye. Con Blockchain esta confianza es innecesaria; confiaremos en los demás gracias a un programa software.

En el mundo de Aladino, el genio de la botella es una persona humilde, con un corazón amable. Pero, cuando sus poderes caen en manos del horrible consejero, Jafar, la confianza se rompe. “Confía en mí, amigo”, le susurra Jafar, pero sus palabras no significan nada.

Si consideramos que Blockchain es el genio de nuestra botella, tenemos que asegurarnos de que la llave está en manos de alguien con buen corazón y no de alguien que busca riqueza. Y, entonces, cuando nos pregunten “¿confías en mí?”, sabremos que lo hace alguien con buenas intenciones para la humanidad y el mundo digital.

Cuando observamos este tema con más detalle, podemos entender por qué el inventor de Blockchain decidió que su genio de la botella fuera libre, para darnos a todos nosotros un poder fantástico. Al descentralizar Blockchain, nos confió a todos el poder de la herramienta. En manos de una sola persona, podría haber sido muy peligroso.


sarah-jamesAutor: Sarah James es consultora senior de CSC, donde inspira, orienta y lidera a otros en materia de innovación. Está especializada en razonamiento conceptual, conocimiento empresarial y pensamiento estratégico, y tiene un gran bagaje técnico y práctico. Sarah es una creadora de ideas genuinamente nuevas y tiene más de 15 años de experiencia en el mundo de las TI. Su especialidad es la información sobre el espacio y ha participado en proyectos tan innovadores como la aplicación de la cartografía de volcanes de Hawai para dotar a los vehículos policiales de alta tecnología. Es una gran defensora de la mujer en puestos de liderazgo y tecnológicos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: